Archivo de la categoría: ENTREVISTAS

Múltiples moradas de una poeta, por Susana G. Artal – En: La Nación

Se realiza en Francia la exposición Alejandra Pizarnik: enquête topographique, lieux de création et de vie en la Biblioteca Universitaria Vercors de la ciudad de Le Mans en Francia.

Por esa razón, Susana G. Artal entrevistó al responsable de la muestra, el argentino  Fernando Copello, quien es profesor en la Université du Maine.

Los invito a leer dicha entrevista en el diario La Nación, haciendo clic AQUÍ.

Christof Kurzmann

Ante la pregunta de Carlos Pérez Cruz:

El infierno musical es el título de un poemario que ella publicó en 1971. En la información sobre el disco se dice que en la poesía de Pizarnik abundan la música y los sonidos (o la ausencia de ellos). El silencio y su importancia. Para quiénes no hayan leído su poesía. ¿Cuál es la relación entre ella y la música? Entre sus palabras y las notas, o la ausencia de ellas.

Kurzmann responde:

Ella habla mucho sobre música, habla también del silencio como un parámetro importante de la música. En muchos de sus poemas se refiere a música, a los colores que siente conectados con la música. Puedes leer sobre el silencio, el ruido, sobre ritmos. Pienso que su literatura tiene gran ritmo, siempre relacionado con la música. Por ejemplo, el título El infierno musical procede del dibujo de Hieronymus Bosch, de su tríptico, una de cuyas partes se llama así, El infierno musical. Así que ella se refiere a él y yo me refiero a ella.

Fragmento de la entrevista que Carlos Pérez Cruz le hizo al músico Christof Kurzmann para El Club del Jazz.  Leer la entrevista completa AQUÍ.

Entrevista a Carmen Moreno

Revista de Letras publicó una entrevista a Carmen Moreno realizada por Daniel Dimeco.

La poeta habla de su obra, incluyendo la presentación reciente del libro Mujeres que aman a mujeres que ella ha antologado y que editó Vitruvio.

Una de las preguntas de Dimeco estuvo referida a Pizarnik:

La argentina Alejandra Pizarnik y la rusa Marina Tsvetáieva son dos poetas a las que usted suele recurrir. ¿Admiración, identificación o compasión?

Moreno respondió:

Las dos primeras. Tanto la argentina como la rusa eran mujeres llenas de pasión que peleaban por sus ideales, los que fueran y con los que podemos estar o no de acuerdo. Esa pelea las llevó al suicidio y como no comparto la idea judeocristiana de que el suicidio es una cobardía… Alejandra Pizarnik y Marina Tsvetáieva llevaron la pasión a su obra, también su dolor, su frustración, sus dudas. Es decir, no engañaron a nadie. ¿Sabe lo difícil que es encontrar a un artista que no engole la voz, que no sufra de impostura crónica, que ponga el hígado sobre la mesa, lo señale y diga “sí, es mío”? Estas dos mujeres lo hicieron y demostraron que sólo así se hace la gran literatura. Luego, como le digo, es cuestión de gustos.

FUENTE

Dimeco, Daniel. Carmen Moreno: “Los demonios propios son reflejo de nuestras sumas y restas vitales”. En: Revista de Letras, 11 de marzo de 2012

Entrevista a Ivonne Bordelois

Se presentan aquí tres fragmentos de la entrevista que le hizo Marcelo Gioffré a Ivonne Bordelois, dedicados a Alejandra Pizarnik.

Hacia el final de este primer video comienza a hablarse sobre Alejandra Pizarnik

Parte del reportaje dedicado a Alejandra

Por último, se hace una mención al suicidio hacia el final de la entrevista

Entrevista a Alejandra Pizarnik, por Marta Isabel Moia

Entrevista de Martha Isabel Moia, publicada en El deseo de la palabra, Ocnos, Barcelona, 1972.

* Todos los asteriscos que aparecen hasta el final del texto hacen referencia a poemas de Alejandra Pizarnik.

M.I.M. – Hay, en tus poemas, términos que considero emblemáticos y que contribuyen a conformar tus poemas como dominios solitarios e ilícitos como las pasiones de la infancia, como el poema, como el amor, como la muerte. ¿Coincidís conmigo en que términos como jardín, bosque, palabra, silencio, errancia, viento, desgarradura y noche, son, a la vez, signos y emblemas?
A.P. – Creo que en mis poemas hay palabras que reitero sin cesar, sin tregua, sin piedad: las de la infancia, las de los miedos, las de la muerte, las de la noche de los cuerpos. 0, más exactamente, los términos que designas en tu pregunta serían signos y emblemas.

M.I.M. – Empecemos por entrar, pues, en los espacios más gratos: el jardín y el bosque.
A.P. – Una de las frases que más me obsesiona la dice la pequeña Alice en el país de las maravillas: – «Sólo vine a ver el jardín». Para Alice y para mí, el jardín sería el lugar de la cita o, dicho con las palabras de Mircea Eliade, el centro del mundo. Lo cual me sugiere esta frase: El jardín es verde en el cerebro. Frase mía que me conduce a otra siguiente de Georges Bachelard, que espero recordar fielmente: El jardín del recuerdo- sueño, perdido en un más allá del pasado verdadero.

M.I.M. – En cuanto a tu bosque, se aparece como sinónimo de silencio. Mas yo siento otros significados. Por ejemplo, tu bosque podría ser una alusión a lo prohibido, a lo oculto.
A.P. – ¿Por qué no? Pero también sugeriría la infancia, el cuerpo, la noche.

M.I.M. – ¿Entraste alguna vez en el jardín?
A.P. – Proust, al analizar los deseos, dice que los deseos no quieren analizarse sino satisfacerse, esto es: no quiero hablar del jardín, quiero verlo. Claro es que lo que digo no deja de ser pueril, pues en esta vida nunca hacemos lo que queremos. Lo cual es un motivo más para querer ver el jardín, aun si es imposible, sobre todo si es imposible. [Continuar leyendo]

Fuente: El Ortiba