Archivo de la categoría: HOMENAJES

Alejandra Pizarnik: Toda azul, por el artista visual Santiago Caruso

ALEJANDRA PIZARNIK : fuga en Lila.
Prosa, imagen y sonido improvisados en vivo.
Grabado el viernes 29 de Abril, en la noche del aniversario número 80 de su nacimiento.

Santiago Caruso en Facebookhttps://www.facebook.com/SantiagoCarusoArtist/?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf

 

 

Homenane a Pizarnik en Puebla de Zaragoza, México

El viernes 2 de mayo, a las 18:30 hs., se realizará un homenaje a Alejandra Pizarnik en Corazón del Barrio, Puebla de Zaragoza (México).

La selección de poemas, su lectura y el recital estarán a cargo de María Villatoro y Gerardo Lino.

Corazón del Barrio
Calle 18 Oriente, esquina 2 Norte, Barrio de San José, Centro Histórico de Puebla.

Información vista en: Feest.
Disponible en: http://feest.com.mx/Alejandra-Pizarnik-Puebla-de-Zaragoza-02-05

Homenaje a Pizarnik: La hija del viento – En: Colombia

© Santiago Caruso

El 8 de noviembre, a las 20:30 hs, el artista visual Santiago Caruso formará parte del homenaje a Alejandra Pizarnik: LA HIJA DEL VIENTO en Casa Tomada, Bogotá. Su presentación se hará a través de una videoconferencia.

El homenaje, organizado por Las Desobedientes, comenzó la semana pasada, cuando se desarrolló otro evento, también en Casa Tomada. Para ver las fotos de dicho evento hacer clic AQUÍ

CASA TOMADA LIBROS Y CAFÉ
TR19 BIS 45 D-23 BOGOTÁ, BOGOTA DC
Teléfono: (01) 2451655

VER:

Las Desobedientes, en Facebook

Charla sobre Alejandra Pizarnik en el marco de la Feria del Libro de Avellaneda

El 1º de noviembre, a las 19hs,, la poeta Claudia Vázquez y la artística plástica Mónica Porto darán una charla sobre Alejandra Pizarnik, como homenaje al cumplirse 40 años de su muerte. También se presentarán poemas musicalizados por el Prof. Carlos Loza y videos.

El evento se desarrollará en el marco de la Feria del Libro de Avellaneda que se realiza en el Centro Cultural Hugo Caruso. 

FUENTEhttp://www.laciudadavellaneda.com.ar/nota.php?id=17781

Carta a Alejandra: Amor más allá de la suerte, por Fernando Noy – En: Página/12

Alejandra Pizarnik y Fernando Noy juntos hace 40 años atrás. FOTO: en Página/12

Alejandra, para y desde siempre adorada, qué decir sobre Ti que ya no hubiera dicho. Tantos recuerdos acrecentados por la memoria durante aquel transcurrir de fiesta delirante como llamabas a nuestras noches sin fin, cuando yo todavía era tu “ángel de los Urales” rebautizado por Olga Orozco, a causa de mi altura. Ella muchas veces venía a recitar con el trueno de su voz poderosa poemas tuyos o de ella, aún inéditos. Material que ibas a reunir en tu último libro: El infierno musical o parte del insólito barroco delirante de La Bucanera de Pernambuco.

Personalmente aún podía resistir el frenesí de tres días sin dormir, explorando juntas esos umbrales ilícitos donde residen Milosz-Trakl-Esenin-Paz-Nerval-Artaud-Rimbaud o la condesa Erzsebet Bathory, alimentándose de jóvenes doncellas, fascinada por una amazona vampira visitándola en su lúgubre castillo cada medianoche según contaba Valentine Penrose en La condesa sangrienta, libro encontrado como una revelación durante tus andanzas por las librerías de viejos a orillas del Sena, en aquella París añorada hasta la desesperación. (Seguir leyendo en Página/12)

En: Noy, Fernando. Carta a Alejandra: amor más allá de la suerte. En: Página/12, 28 de septiembre de 2012.

Puchero de radio: a 40 años de la muerte de Alejandra Pizarnik

PARA ESCUCHAR EL PROGRAMA HACER CLIC EN LA IMAGEN

Programa especial para la más grande poeta argentina: Alejandra Pizarnik. Notas telefónicas con Santiago Caruso, ilustrador. Angie Pagnotta, periodista y escritora. Valeria Cuska, fotógrafa. El maestro difusor de la obra de Pizarnik, don Tom Lupo. Invitados en piso: Alejandro Acuña y Jorge Garcia, director y actor de la obra Poseídos entre lilas, textos basados en la obra de Pizarnik. 

Además piezas artísticas sonoras con la poética de Alejandra, trabajadas por Nicolás Luco Ciero. 
PucherodePizarnik.

PUCHEROdeRADIO, lunes a jueves de 14 a 16 Hs Radio Atomika
www.radioatomika.com.ar

Conducción: Federico Di Paolo, Gono, Agustín Pisani. 
Operación Técnica: Cresta D-Mente
Producción General: Martin Butera

ESCUCHAR EL PROGRAMA EN: http://pucheroderadioatomika3.podomatic.com/entry/2012-09-26T09_01_28-07_00

A 40 años de la muerte de Alejandra Pizarnik “mejor hagamos un mundo para que Alejandra se quede”

Foto: Alejandra, por Sara Facio

25/09/1972 – 25/09/2012

A 40 años de la muerte de Alejandra Pizarnik

Mejor hagamos un mundo para que Alejandra se quede

PROPOSICIONES

¿adónde fue la obrera enamorada? 
¿fue al aire la obrera enamorada? 
la obrera de la palabra murió 
¿por qué caminito se fue?

¿se fue por el camino que los días oscuros tejen 
como hormigas desesperadas iguales? 
¿como vaivén de pases ciegos en un cuarto? 
¿tendría la obrera poca luz?

¿y quién le quito la luz a la obrera la constante? 
¿quién le fue apagando uno a uno los rostros 
de la palabra enterrándolos muertos? 
¿quién le cegó la luz de la palabra?

¿la obrera se fue porque ya no podía trabajar? 
¿el aire estaba sordo mudo roto y ella 
apenas tenía su confianza en la palabra confianza? 
yo digo: mejor no llorar

mejor hacer otro mundo
yo digo: mejor hacer otro mundo 
mejor hagamos un mundo para Alejandra 
mejor hagamos un mundo para que Alejandra se quede

oh eternidades débiles perdidas para siempre 
y vacas tristes entre la duda y la verdad 
y sedas y delicias de la sombra 
mejor hagamos un mundo para que Alejandra se quede

Juan Gelman
DE: Relaciones, 1973

VIDEO
Imagen: detalle de una foto de Pizarnik, por Sara Facio
Música: Tristesse, Chopin
Voz y realización: Alejandra Moglia

Pavana para una infanta difunta, Olga Orozco

A Alejandra Pizarnik

Pequeña centinela,
caes una vez más por la ranura de la noche
sin más armas que los ojos abiertos y el terror
contra los invasores insolubles en el papel en blanco.
Ellos eran legión.
Legión encarnizada era su nombre
y se multiplicaban a medida que tú te destejías hasta el último hilván,
arrinconándote contra las telarañas voraces de la nada.
El que cierra los ojos se convierte en morada de todo el universo.
El que los abre traza la frontera y permanece a la intemperie.
El que pisa la raya no encuentra su lugar.
Insomnios como túneles para probar la inconsistencia de toda realidad;
noches y noches perforadas por una sola bala que te incrusta en lo, oscuro,
y el mismo ensayo de reconocerte al despertar en la memoria de la muerte:
esa perversa tentación,
ese ángel adorable con hocico de cerdo.
¿Quién habló de conjuros para contrarrestar la herida del propio nacimiento?
¿Quién habló de sobornos para los emisarios del propio porvenir?
Sólo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín
donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.
Flor cruel, flor vampira,
más alevosa que la trampa oculta en la felpa del muro
y que jamás se alcanza sin dejar la cabeza o el resto de la sangre en el umbral.
Pero tú te inclinabas igual para cortarla donde no hacías pie,
abismos hacia adentro.
Intentabas trocarla por la criatura hambrienta que te deshabitaba.
Erigías pequeños castillos devoradores en su honor;
te vestías de plumas desprendidas de la hoguera de todo posible paraíso;
amaestrabas animalitos peligrosos para roer los puentes de la salvación;
te perdías igual que la mendiga en el delirio de los lobos;
te probabas lenguajes como ácidos, como tentáculos,
como lazos en manos del estrangulador.
¡Ah los estragos de la poesía cortándote las venas con el filo del alba,
y esos labios exangües sorbiendo los venenos en la inanidad de la palabra!
Y de pronto no hay más.
Se rompieron los frascos.
Se astillaron las luces y los lápices.
Se desgarró el papel con la desgarradura que te desliza en otro laberinto.
Todas las puertas son para salir.
Ya todo es al revés de los espejos.
Pequeña pasajera,
sola con tu alcancía de visiones
y el mismo insoportable desamparo debajo de los pies:
sin duda estás clamando por pasar con tus* voces de ahogada,
sin duda te detiene tu propia inmensa sombra que aún te sobrevuela [en busca de otra,
o tiemblas frente a un insecto que cubre con sus membranas todo el caos,
o te amedrenta el mar que cabe desde tu lado en esta lágrima.
Pero otra vez te digo,
ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto:
en el fondo de todo hay un jardín.
Ahí está tu jardín,
Talita cumi.

Olga Orozco

De: Mutaciones de la realidad, 1979

VIDEO
A 40 AÑOS DE LA MUERTE DE ALEJANDRA PIZARNIK
25 de septiembre de 1972 – 25 de septiembre de 2012
Detalle de una foto de Alejandra Pizarnik, por Sara Facio.
Música: Pavana para una infanta difunta, Maurice Ravel.
Edición y voz: Alejandra Moglia