Archivo de la categoría: TALLERES LITERARIOS

La poesía de Pizarnik y los talleres literarios para niños

Hace ya bastante tiempo encontré un espacio en la Web perteneciente a Ana Calvo en el cual cuenta y comparte su experiencia de trabajar con fragmentos de poemas de Alejandra Pizarnik no sólo con adultos sino también con niños para estimular la escritura creativa y, también, como un homenaje a la Poeta.

Dice Ana Calvo en su página:

Cuando comencé a trabajar como Coordinadora de Talleres para niños y adultos, recurrí a Alejandra Pizarnik con la seguridad de encontrar entre sus páginas los versos o relatos adecuados para motivar la escritura creativa que se busca en estos casos. Y por supuesto allí estaba la revelación de su palabra guiando nuestros pasos lejos de la obviedad, el estereotipo, los lugares comunes a los que, fecuentemente, tanto los niños como los adultos se ven tentados de acudir como solución a sus escritos.

El material que hoy publicamos surge, pues, a partir de la poesía de Alejandra Pizarnik. Tratándose de los talleres infantiles, los textos seleccionados para ser usados como punto de partida de la consigna a trabajar, fueron recortados, en algunos casos, atendiendo al nivel de comprensión de los chicos, pero en general, la producción realizada tras ponerlos en contacto con la autora, parecería estar alumbrada por su lenguaje: un lenguaje de claves y silencio.

Con los adultos, entre los que me incluyo, pasó otro tanto. De todos nosotros hay muestras en esta página donde va inserto nuestro agradecimiento y devoción.

En relación al verso “al negro sol del silencio las palabras se doraban” dice Marcos, de 11 años:

Ni una palabra habla
Todas se fríen al negro sol del silencio
Ni una mirada se acerca
Todas se rinden al mismo sol del silencio
Ni un gesto hago
Todos se van al pozo del silencio

Toda la impaciencia atada
al tiempo del silencio

A partir de este fragmento de Cenizas: “Hemos dicho palabras, / palabras para despertar muertos / palabras para hacer fuego, / palabras donde poder sentarnos y sonreir”, niños y niñas de 7 años escribieron:

La palabra es “lápiz” y siempre dibuja y todos la aprietan. Pero hay un chico que la usa despacio.

Yo estaba mirando un frasco y apareció la palabra “tristeza”. La miré, se achicó y la metí en el frasco.

La palabra es un león amarillo y gordo. Con fuerza abre la boca.

Cuando se les presentó este fragmento de La noche del poema “Hay palabras con manos; apenas escritas, me buscan el corazón. Hay palabras condenadas como lilas en las tormentas. Hay palabras parecidas a ciertos muertos, si bien prefiero entre todas, aquellas que evocan la muñeca de una niña desdichada” chicos de 9 años escribieron:

Hay palabras de fuego que nunca se apagarán ni se encenderán de nuevo.

Todos los poemas de Ana Calvo y sus chicos aquí, en Ciber Taller.

Anuncios